22 oct. 2009

La final soñada


Cuando empezó la temporada tuve muy claro cuál iba a ser la final de la Champions League. Estaba claro que Madrid y Barça iban a disputarse el título en el Bernabéu y que iba a ser la mejor final de la historia. En el campo iban a estar Ronaldo, Kaka, Benzema, Alonso, Lass y Messi, Ibra, Henry, Iniesta y Xavi. Según pasaba el verano, la final soñada era cada vez más asequible, así que las especulaciones dejaron paso a las opiniones y empezó la guerra entre la prensa madridista y la prensa culé.

Como es habitual en estos lances, fueron los candidatos al título quienes lanzaron el primer dardo. En el mes de Agosto parecía evidente que el Madrid (según ellos mismos) tenía el mejor equipo en cuanto a calidad individual. No obstante, la prensa culé contestaba argumentando que no solo basta tener grandes jugadores, sino que hay que formar un equipo con ellos. Ambas ideologías utilizaron frases y palabras textuales de mitos del futbol como Pelé, Platini, Cruyff, Beckenbauer o Maradona. Recuerdo perfectamente portadas con titulares a toda página encumbrando las palabras de alguno de estos sabios.

Sea como fuera, ahora, en el mes de octubre nos encontramos con un Barça que pese a jugar bien y tener buenos resultados, no acaba de funcionar como el año pasado. Aun así se mantiene líder tanto en liga como en Champions. El Madrid, por su parte, continúa en segunda posición en liga y comparte liderato con el Milán en la competición europea. No obstante, hay un dato revelador. Mientras el Barça ha sacado dos empates contra rivales de entidad como el Valencia y el Inter a domicilio, el Madrid ha perdido los dos partidos que ha jugado contra equipos con algo de entidad. Sevilla y Milán han derrotado a los merengues dejando en evidencia que aún les falta mucho camino por recorrer.

Quizás sea por mi simpatía culé… pero me alegro de cómo van las cosas. El Barça no está funcionando al 100% pero, hasta ahora solo ha perdido un partido. Fue contra un equipo prácticamente desconocido que tuvo la suerte de chutar tres veces y marcar dos goles. Ha empatado contra Valencia y Inter en dos partidos difíciles que, de haber durado diez minutos más se hubieran decantado hacia al lado azulgrana. En cambio el Madrid no juega a nada. Ha perdido en los dos partidos complicados de la temporada y, pese a marcar muchos goles en sus victorias, también ha encajado bastante tantos. El equipo no existe y, excepto algunas jugadas del ahora lesionado Cristiano Ronaldo, no hay la certeza de que este Madrid tenga la capacidad para hacer algo grande este año.

Pese a esto, no quiero parecerme a los medios estatales (sobre todo a los de Madrid) y no quiero lanzar las campanas al vuelo antes de tiempo. No quiero mandar al Real al infierno. Más que nada porque creo que tiene un buen equipo al que aún le falta rodaje y, al que no le vendría nada mal alguna pieza nueva por Navidad (véase en los laterales).

Lo que sí sé es que la final entre el Madrid y el Barça es una utopía. Nadie ha ganado la Champions dos veces seguidas y muy pocos equipos han conseguido repetir final dos años consecutivos. Lo hizo el Manchester el año pasado y la temporada acabó para ellos con lágrimas en los ojos. Para ganar la Champions hace falta jugar bien y tener una pizca de suerte y, de momento, ninguno de los dos “grandes” de la liga española ha estado al nivel que cabe esperar…

Está bien soñar… siempre y cuando luego sepamos comprender que del sueño a la realidad hay una pequeña diferencia: para ganar soñando basta con estirarse, para ganar en la realidad hay que correr.


La imagen pertenece a http://blog.alexnoguera.es

0 comentarios:

Publicar un comentario