20 dic. 2009

Un gol con el corazón


“Si perdéis seguiréis siendo el mejor equipo del mundo; si ganáis seréis eternos” les dijo Guardiola a sus pupilos antes de empezar el partido. Al final, la eternidad hizo un hueco a un equipo que pasará a la historia por muchos detalles, algunos de ellos cercanos a la mística.

Pedro volvió a ser el salvador del Barça con un gol en el minuto 89 que recordó mucho al Iniestazo de Stamford Bridge. Encomiable el papel del canterano tinerfeño. Con su calidad, su ilusión y su motivación ha demostrado que cualquier sueño es posible.

Messi marcó con el pecho el gol de la victoria. Un gol que alcanzará niveles místicos cuando se recuerde que fue el escudo y el corazón quienes empujaron el esférico a la red. Bonita metáfora.

Y Guardiola demostró por qué es a día de hoy el mejor entrenador del mundo. Aparte de plantear una segunda parte excelente, nos enseñó que el futbol es pasión, esfuerzo y sobretodo sentimiento. Su llanto al finalizar el encuentro fue la mejor prueba de ello.



Algunos dicen que para ser el mejor equipo de la historia el Barça debe completar un ciclo. No basta con un año. Sin embargo, en mi opinión esto ya ha sucedido. Desde el 2005 el Barça ha ganado 3 ligas, 1 copa del Rey, 3 supercopas de España, 1 supercopa de Europa, 2 Champions y 1 mundial de clubes. ¿Eso no es un ciclo?

Es cierto que el entrenador ha cambiado igual que algunas de sus estrellas como Ronaldinho, Deco, Eto’o o Belletti. Pero Iniesta, Xavi, Puyol, Valdés, Márquez y compañía siguen ahí. Luchando, ganando, disfrutando. Así que no entiendo por qué algunos dicen que aun tienen que mantenerse arriba para ser históricos. En mi opinión, este Barça ya es historia.

Independientemente de lo que suceda a partir de ahora hay algo que jamás se olvidará. Pasarán los años y nuevas generaciones de aficionados se preguntaran por qué el Barça fue el mejor. Entonces verán imágenes de Xavi tocando el balón, de Messi marcando con el escudo, de Pinto corriendo la banda como Usaín Bold celebrando el gol de Iniesta y de Guardiola llorando como un niño humilde después de coronarse como el mejor del mundo. Entonces, solo entonces, entenderán lo que un día significó ese equipo. Verán la grandeza de un sentimiento y sobretodo maldecirán no haberlo visto con sus propios ojos…

Y esto, amigos míos, es historia.


pd: Señor Roncero, dijo usted que este título no era importante y que apostaba que en Canaletes no habría nadie. Lo siento, se equivocó.


La imagen pertenece a http://www.larazon.es

1 comentarios:

David dijo...

Gran post Jordi, como no hoy todos hablamos de Pep,que se lo merece.Estoy contigo, es un ciclo y muy completo a no poder más..Saludos desde www.comofutboldeplaceta.blogspot.com

Publicar un comentario