14 ene. 2010

Cuando perder te deja tan buen sabor de boca

Orgulloso. Así me siento después de ver caer al Barça en el Sánchez Pizjuán. El Sevilla salió con ganas de sentenciar rápido la eliminatoria i la primera parte fue un toma y daca entre ambos equipos.

En la segunda parte, el Barça sacó su corazón y jugó espectacularmente. Mereció pasar, pero en frente tenía un equipo que se defendió como pudo y demostró tener en sus filas un auténtico crack llamada Andrés Palop. El valenciano paró una y otra vez todos los intentos de los blaugrana para remontar la eliminatoria. Solo Xavi, en un chute certero batió al cancerbero por su palo izquierdo. Pero fue insuficiente y el Barça acabó eliminado. Eso sí, el orgullo del campeón quedó intacto.

Hoy, los culés estamos más orgullosos que nunca de nuestro equipo. Se puede perder de muchas maneras pero, sin ninguna duda, la de ayer fue la mejor.

Saludos

0 comentarios:

Publicar un comentario