10 feb. 2010

¡Sevillarato!

El mundo del fútbol mueve mucho dinero. Tanto que incluso algunos clubs podrían pagar la deuda externa de un país pobre sin la necesidad de gastarse todo su cash. La mediatización de sus estrellas así como la de su propia marca hace de las entidades empresas millonarias que mueven a su antojo millones de euros. Los bancos, que no conceden créditos a nadie, prestan sus servicios a los grandes clubs con la seguridad que la deuda será devuelta, eso sí, los intereses son siempre astronómicos.

El dinero hace el dinero. Así, los grandes clubs cada vez se distancian más de los pequeños y la dificultad de éstos para poder mantener el listón hace que cada vez existan más SA’s.

Solo existe una manera de sobrevivir en este mar agitado de dinero y deudas: la cantera. Recientemente hemos leído y escuchado acerca el fichaje de Canales para el Madrid. Sin duda, una gran victoria para un Racing que necesita el dinero para continuar con su progresiva escalada en la “Liga de las Estrellas”. Aún así, no me parece el modelo ni la estrategia a seguir. El Sevilla, por ejemplo, ha dado una lección a grandes y pequeños con la gestión de su cantera y de su primer equipo. Navas, Capel, Perotti son el estandarte de un Sevilla considerado ya el tercer equipo de España. Los tres, han pasado por el Sevilla Atlético, y todos ellos han demostrado con creces que pueden ser una pieza clave para el futuro de esta entidad.

Pero no solo se han fijado en su cantera. Actualmente, en las filas del Sevilla, militan jugadores como Negredo, Marc Valiente o Fernando Navarro. Estos jugadores, formados en las categorías inferiores de otros clubs, han recalado en el club del Nervión y están demostrando la valía que en otros lares no les dejaron demostrar.

Además, los hispalenses han conseguido gestionar muy eficientemente sus fichajes de modo que jugadores como Baptista o Alves han dado beneficio deportivo primero y económico más tarde, satisfaciendo las arcas del club. Otras acciones como la venta de Ramos, criado también en la cantera, han dotado al Sevilla de un poder económico que antes no tenía, permitiendo así conseguir los fichajes de jugadores con el renombre internacional de Kanouté, Luis Fabiano, Escudé, Schilacci o Koné.

Así pues, la cantera debe ser el camino para aquellos equipos que quieran estar a la altura de los grandes sin tener el “caché” de éstos. Si el trabajo se hace bien, con el tiempo estas entidades ganarán importancia y poco a poco entrarán en el selecto grupo de “grandes clubes”. Es difícil. A menudo les “robarán” sus mejores jugadores. Otras, no podrán llegar a los salarios que los jugadores desean… pero con tiempo, esfuerzo y dedicación los frutos de este trabajo llegarán y, cuando eso suceda, estaremos delante de otro “Sevillarato”.


La imagen pertenece a http://www.portalsevillagrande.com

La segunda imagen pertenece a http://www.apuestas-deportivas.es

5 comentarios:

Gabriela Miranda dijo...

El Sevilla tiene grandísimos jugadores: Perotti, Navas, Capel, Adriano, L.Fabiano, Kanoute, Konko, etc., una pena que se hayan descolgado pronto.

Saludos.

Albert dijo...

Creo que Canales se irá por mucho menos dinero de lo que cuesta.

Es cierto que hay que valorar la cantera, pero el Sevilla no sería nada sin Monchi.
El único modo que tienen estos clubes de hacer dinero es comprando barato o gratis y vender luego a precios desorbitados.
Adéu!

jordiasturies dijo...

La labor de un buen secretario técnico como Monchi es fundamental. Alguien que estudie bien los vídeos, que no dude en viajar en búsqueda de jugadores y no se limite a trabajar con lo que le cuentan, a fichar sobre seguro o a dos minutos de youtube...

A finales de los setenta conoció el Sporting de Gijón su mejor época, en la que se codeó con los grandes, mediante un gran trabajo de cantera y el excelente trabajo de su secretario técnico, Enrique Casas. Este señor dejaría al Sporting y años después trabajaría en el Oviedo... coincidiendo "casualmente" con la mejor epoca de los ovetenses.

El mejor fichaje del Sevilla se llama Monchi.

Jordi Carrizo Duran dijo...

sin duda monchi es el artífice de todo esto

Sílvia dijo...

Hola Jordi!
Monchi es un crack como secretario técnico. ¿Le podría dar lecciones a Txiki? Bueno, da igual, Txiqui lo deja a final de temporada (bien).
Buen post.
sílvia

Publicar un comentario