11 abr. 2010

El clásico de la vergüenza

Salieron los equipos al campo. El Bernabéu clamaba venganza. La tensión se palpaba en el ambiente. Y el nerviosismo se hizo patente en los primeros minutos.


El Madrid empezó fuerte. Apretó arriba y trató de maniatar al Barça. La posesión estaba dividida y el Barça poco podía hacer para sacar el balón con claridad. Las primeras ocasiones fueron para los blancos. Sin embargo, el Barça fue cogiendo el ritmo poco a poco. Como ya sucedió en la final de Roma, después de los diez primeros minutos los culés se pusieron las pilas y empezaron a tocar. El Madrid, tratando de evitar el batacazo de la pasada temporada se empleó con dureza excesiva.

Mejuto González, el colegiado del partido, quería controlar el clásico. Y así lo hizo durante todo el partido. La forma de hacerlo pero, distó mucho de un buen arbitraje. En cuanto el Barça empezó a tocar, los merengues empezaron a repartir. Las entradas feas por detrás o los recaditos sin balón se acrecentaron, pero Mejuto decidió que si por él era la racha de imbatibilidad del Madrid en liga durante el nuevo siglo con él arbitrando seguiría un año más. Lamentable. Gago y Van Der Vaart deberían haber sido amonestados por entradas muy duras. Y para más Inri, pocos minutos después de mostrar una amarilla a Messi por tocar un balón con la mano en un intento de control, el árbitro se zampó una amarilla a Alonso por coger el balón con la mano para evitar una contra del Barça. Era la segunda y debía haber sido expulsado. Messi y Xavi, en cambio, sí tenían tarjeta. Y eso que no habían hecho ninguna falta…

Lejos de amedrentarse con el arbitraje casero el Barça se vino arriba y, tras una sensacional jugada de Messi y Xavi, llegó el gol del argentino. Magnífico control con el pecho y definición perfecta con la diestra. Curioso que Relaño manifestara en su artículo de ese mismo día que la única diferencia de juego entre Messi y Ronaldo se debía a la tranquilidad del primero y a la ansiedad del segundo, argumentando que el portugués era mucho más completo gracias por ejemplo a que éste era “ambidextro” (así lo puso Relaño). Curioso también que mientras no hubo una sola repetición de las patadas del Madrid, o de la más que evidente mano y por tanto expulsión de Alonso, sí hubo más de cinco repeticiones del control de Messi en el gol (¿Habría mano? xD). Tampoco hubo repetición clara de un posible penalti anterior al mismo jugador. Cierto es que en esa jugada Messi resbaló y, aunque luego le arrollaron, es comprensible no pitar la pena máxima. De todas formas, no pudimos saberlo.


A partir del gol el partido fue un monólogo. El Madrid lo intentó en fugaces ataques. En la segunda parte Cristiano e Higuaín tuvieron sus ocasiones. Van Der Vaart tuvo un uno contra uno con Valdés, pero la pantera del Hospitalet lo resolvió con determinación. Encomiable el trabajo de Víctor. Sus actuaciones merecen una llamada que nunca llegará. Una pena.

En otra jugada sensacional de Xavi, el de Terrassa lanzó un magnífico pase para Pedro que encaró a Iker batiéndole por su derecha. Fue la sentencia. El Barça se sabía ganador y empezó a tocar y a tocar. Parecía que el partido se dormía pero entonces emergió nuevamente Messi para recordar viejos fantasmas. Por suerte para el Madrid, Casillas evitó el desastre.

Al final del partido alegría culé y desanimo blanco. Nuevamente ambos equipos repitieron sentimientos y otra vez fue el Barça el que salió victorioso del Bernabéu. Nunca antes se había ganado dos veces consecutivas en el templo rival.

Todavía quedan siete partidos. Muchos puntos. El Madrid sigue la estela del Barça, aunque ahora lo hace desde el retrovisor y con el gol average en contra. Los culés, que también están disputando la Champions, deberán continuar con la motivación que les ha llevado hasta el momento actual para derrotar a los próximos siete rivales. La afición quiere el doblete y, aunque será difícil, nadie duda ya que la quimera de ganar dos Champions seguidas es factible. Igual que ganar dos veces en el Bernabéu…

Antes, por eso, hay que ganar al Inter de Mou y de Samu…

Edito: como bien me han recordado y yo había olvidado, hay que decir que en el clásico de baloncesto el Barça también venció al eterno rival por 78 a 73

1 comentarios:

Gabriela Miranda dijo...

No fue un gran partido, pero el Barça demostró que está muy por encima de los merengues. Quedan 21 puntos en juego pero hemos dado un grandísimo paso hacia nuestra 20 liga.

Xavi dio una lección magistral, para mí fue el mejor del partido.

¡¡ADELANTE BARÇA!!

Saludos

PD: La tarde-noche de ayer fue teñida de blaugrana... EL Regal Barça también ganó al Madrid de baloncesto :) :)... menuda tarde más bonita!!!!! :) :) :) :)

Publicar un comentario