26 jul. 2010

Adiós Raúl

Hoy es un día especial para el madridismo. Raúl González Blanco se va del Real Madrid tras 16 temporadas en el primer equipo. Su destino seguramente será Alemania.

El emblema madridista de la última década y media se marcha del Madrid con una emotiva rueda de prensa plagada de periodistas y personalidades del fútbol. Atrás quedan goles, asistencias y auténticas obras de arte. Raúl se va, pero todas sus gestas permanecerán en el club de la capital de por vida. Quizás hubiese sido más bonito acabar su carrera en el Bernabéu despidiéndose con la ovación de la grada, pero a veces la vida no es como la planeamos y hay que conformarse con lo que hay.

Sin embargo, y sin que sirva de precedente, hoy mi crítica irá dirigida a José Luís Carazo. En su artículo de hoy, el periodista culé de Sport critica la falta de señorío del Madrid al forzar la salida de Raúl. Además, y aquí está el quid de la cuestión, compara esta situación con el Barça y enumera ejemplos de la diferencia existente entre ambos clubs. Según Carazo, mientras en la capital “echan” a su capitán, en Barcelona se mima a sus jugadores míticos ofreciéndoles la renovación hasta su retirada.

Pero analizando los ejemplos me surgen dudas. En primer lugar, es evidente que el rendimiento de Raúl ya no era el adecuado para el Real Madrid, aun así, también es obvio que si el jugador quería seguir jugando debía ser en otro club. En caso de haberse retirado, estoy seguro que en la capital se le hubiese homenajeado como se merece. Pero hay más. Comparar el caso de Raúl, con el de Puyol o Xavi es inadmisible. Cierto que ambos son santo y seña del barcelonismo, pero su situación en el Barça y en la selección es muy distinta a la del capitán blanco. Mientras Raúl explotó muy joven y se “envejeció” antes, Puyi y Xavi tardaron un poco más en ser referencia en Can Barça pero visto su rendimiento actual parece que todavía continuarán siéndolo unas temporadas más. Además, tampoco sabemos si los dos blaugranas se retirarán en el Barça, pues aunque sus contratos se han alargado unas temporadas, quien no nos dice que en una o dos temporadas, éstos jugadores decidirán cambiar de aires si sus minutos en el campo se ven reducidos considerablemente.

Así pues, aunque creo que hubiese sido mucho más elegante y emotivo que Raúl se retirase vestido de blanco, creo que Carazo se equivoca al comparar Madrid y Barça y su respectivo señorío. Las circunstancias en cada caso determinan los acontecimientos que suceden. Y aprovechar la gestión del adiós de Raúl para atacar al equipo de la capital me parece un poco absurdo. Y más si empezamos a recordar mitos del Barça como Zubizarreta, Guardiola o Bakero.

2 comentarios:

Gabriela Miranda dijo...

Pues ha habido jugadores super importantes que no se han retirado como se merecen del Barça. Por poner un ejemplo el propio Pep Guardiola.

A cualquiera le gustaria retirarse en su casa, en el club de su vida pero a veces la vida te da sorpresas.

Saludos.

Albert dijo...

Merecía acabar la carrera en el Madrid, pero él vive el fútbol y quiere tener minutos en un equipo competitivo, por eso es normal que haya aceptado la oferta del Schalke.

Totalmente de acuerdo con tu crítica a Carazo. Mejor hacer esto que ha hecho el Madrid con Raúl que renovaciones como la que le hizo Laporta a Márquez.
Adéu!

Publicar un comentario