22 feb. 2012

Antes del gol le hicieron falta a Cristiano


El recurso arbitral sigue de moda en España. De hecho, nunca ha dejado de estar en el ojo del huracán. Sobre todo desde la llegada de José Mourinho al vestuario del Real Madrid. La pasada temporada las quejas del portugués sobrepasaron cualquier expectativa. Ahora, cuando las cosas funcionan la prensa intenta revertir una situación que ha perjudicado la imagen del Real Madrid.


En las últimas semanas, y a partir de unas declaraciones erróneas de Rosell, la caverna mediática ha tratado de enviar las malas vibraciones por el puente aéreo. La fuerza con la que empezaron se ha diluido con el paso de los días, pues sus argumentos no eran suficientemente sólidos. En Barcelona solo se constató que hasta la fecha las actuaciones arbitrales habían perjudicado al equipo de Guardiola, pero se dejó bien claro que en una temporada lo que te quitan, luego te lo dan. La cuestión es que desde Madrid se olvidaron de esta segunda parte y solo mencionaron las supuestas quejas del FC Barcelona. Tuvo que salir Guardiola a repetir la idea para que quedase claro pero, para entonces desde el Real Madrid ya había empezado el tiroteo. Karanka y Callejón fueron los pistoleros.

Pero como los hechos ponen a cada uno en su lugar, no se ha tardado mucho en volver a la situación habitual. En Barcelona están más atentos que nunca para no hablar del árbitro y en Madrid, en el primer pequeño traspié se vuelve a lo de siempre. Y e aquí el quid de la cuestión. Mourinho, con diez puntos de ventaja en la liga y con un empate en la siempre complicada Rusia, vuelve a cargar contra el árbitro: “Antes del gol le hicieron falta a Cristiano”, dijo. No de manera agresiva, quizás a sabiendas que la eliminatoria está encarrilada, pero dejando claro que el empate fue fruto de un error arbitral. Aunque esta vez la queja tiene un elemento inaudito: la supuesta falta que Mou reclama ocurre 30 segundos antes del gol ruso.

Con esta enésima queja del entrenador portugués se pone punto y final a un debate donde solo ha participado el entorno madridista. Las quejas son territorio merengue, guste o no en la capital, y mientras siga el señor Mourinho en el banquillo el panorama seguirá igual. Así, la prensa mesetaria se haría un favor a sí misma si deja de tocar un tema que tiene perdido desde el inicio. Suerte que ya tiene otro filón por donde atacar al FC Barcelona: la renovación de Pep.

0 comentarios:

Publicar un comentario