27 nov. 2009

¿El adiós del genio?


A la espera del clásico, son pocas las noticias diferentes en los medios de comunicación deportivos. El derby del domingo está acaparando todas las noticias de la semana y parece que el mundo entero se ha parado. ¡Y es verdad! Aunque de todas formas, una mala noticia ha asomado la cabeza en esta semana tan peculiar. Empecemos.

Ayer, el mundo del futbol se hacía eco de una noticia mala, muy mala. Uno de los genios de nuestro futbol anunciaba su posible retirada si sus lesiones no remitían. Iván de la Peña, estandarte del Espanyol y emblema hace unas temporadas del Barça, ha decidido dejarlo si no supera sus continuas molestias. El jugador cántabro anunció entre lágrimas que “quería ser útil para el equipo pero que si las lesiones continuaban se vería obligado a colgar las botas”.

La verdad es que “lo pelat” siempre ha hecho gala de su profesionalismo en el Español y ha acabado amando unos colores que de joven seguramente eran los del rival. Su increíble comienzo en el Barça le auguraba un futuro prometedor, pero su extraña salida después de formar una de las mejores parejas con Ronaldo, le llevó al olvido. En Italia y en Francia no funcionó. Las lesiones le obligaron a perderse muchos partidos y cuando nadie esperaba el regreso, Iván decidió aceptar la cesión al Espanyol. Su caché parecía más alto pero el genio cántabro decidió (después de dos temporadas cedido) que ese era su sitio, su lugar.

A partir de ahí empieza la leyenda blanquiazul para De la Peña. En su primera temporada como jugador del equipo, los pericos se clasificaron para la copa de la UEFA y, desde entonces, se convierte en el estandarte del Espanyol junto a Raúl Tamudo.

Seguramente Iván esté en el final de su carrera como futbolista. A sus 33 años poco más puede mejorar. De todos modos, pocos han causado tanta admiración u odio como él. A menudo se habla de la capacidad de pase de Xavi, de Guti o de Iniesta olvidando que el auténtico genio del pase en profundidad no es otro que el cántabro. Él, jugador emblema del Espanyol y hombre de corazón perico, levantó 100.000 aficionados en el Camp Nou, y eso, amigos míos, pueden decirlo muy pocos.

Quizás el futbol no le haya regalado demasiados títulos. Sin embargo, le ha dado algo mucho mejor: la admiración de los suyos. El perico se siente orgulloso de Iván, le adora, le quiere… pero no son los únicos. En can Barça aun quedan muchos nostálgicos que recuerdan con melancolía aquellos días en que el genio vestía de blaugrana.


La imagen pertenece a http://www.fuerzaperica.com

0 comentarios:

Publicar un comentario