11 nov. 2009

El día en que un hombre calló a Dios


Hace unos días escribí un post en el que manifestaba mi descontento por el hecho que se culpara a Pellegrini de todos los males del Real Madrid. En el artículo afirmaba que Florentino y sus pupilos tenían también mucha parte de culpa. Sin embargo, acusaba a los medios de no alzar la voz contra el Dios Floren. Pues bien, ayer por fin un periodista se atrevió a meterse con el tito y, además, lo hizo en su cara y en directo por un telenoticias. El artífice de tal hazaña fue Manolo Lama.

¿Pero quién es este hombre? Manolo Lama es un periodista deportivo de Cuatro y de la Ser. Confeso madridista, Lama manifiesta en todas sus apariciones su “merenguismo” aunque como periodista, intenta dar siempre una imagen de persona objetiva. Sin embargo, al igual que muchos de sus compañeros de Cuatro, sus gustos y sus colores son a menudo detonantes de mi ira.

Sin embargo, los grandes periodistas deportivos de futbol no se valoran solo por sus colores. Y es que dejando de lado la gran mentira en la que vive gran parte del madridismo, entre ellos Lama, cabe destacar que éste ha sabido encontrar el punto crítico que diferencia el sentimentalismo del fanatismo. Si bien es cierto que pese al mal juego sigue ilusionándose con su Madrid, Lama es de los pocos que, sin perder esta ilusión, puede mostrarse crítico o escéptico con aquello que no le gusta. Y ayer (10-10-09) tuvo el orgullo, el honor, la dignidad y la “casta” para sentarse delante de Florentino y cantarle las cuarenta.

Solo por esto, creo que el señor Manolo Lama merece un post. Es el primer periodista de renombre que en directo y por televisión se atreve a decirle al Dios Todopoderoso que no está haciendo bien las cosas y, para mí, solo por eso es digno de un homenaje.

Gracias Lama por poner el futbol por delante de un sentimiento. Aunque quiero mandarte un aviso. Serán muchos los que ahora irán a por ti. Espero que seas coherente y no te tires atrás. Suerte amigo.

Noticias Cuatro (10-10-09)

0 comentarios:

Publicar un comentario