24 nov. 2009

La leyenda del guerrero oscuro


Cuenta la leyenda que una vez existió un hombre venido de un lugar muy lejano que cambió la historia de un pueblo. Dicen que su oscuro color atemorizó a sus rivales y amansó al imperio gobernante. Su velocidad destrozó las defensas enemigas y su furia derrumbó las mayores murallas. Cuentan que siempre fue un líder, no en el parlamento, sino en el fragor de la batalla. Y las malas lenguas afirman que su ímpetu y su orgullo pusieron a su pueblo en más de un aprieto. No obstante, su garra, su ilusión y sobretodo su rugido levantaron un pueblo hundido y lo convirtieron en un pueblo ganador. Su nombre era Samuel.

Como si de una leyenda mística se tratara, la historia de Samuel Eto’o en el Barça llegará mucho más lejos de lo que nos imaginamos. Cuando él llegó, el Barça empezó a ganar títulos. Primero fue la liga, luego la Champions y dos temporadas más tarde el triplete. Siempre fue el estilete del Barça. Sus pinchazos derrumbaron rival tras rival y, si bien es cierto que en la última temporada se le acusó de no ser efectivo, los números hablan por sí solos. 121 goles en 171 partidos, o lo que equivale a decir que Samuel marcaba 0,71 goles por partido… realmente espectacular.

Suyos fueron los dos primeros goles del Barça en las dos últimas copas de Europa y suyos fueron también muchos de los goles que abrieron la lata en su gloriosa etapa en el Barcelona. Guardiola habló de feeling y Samuel no lo entendió. Muchos no lo entendimos… pero la vida sigue, para nosotros y para Samuel.

Hoy el camerunés vuelve al Camp Nou, a su casa. Estoy seguro que tendrá un gran recibimiento. Seguro que la ovación le gustará, se la merece. Pero Samuel fue, es y será un león indomable que siempre lucha por su pueblo. Y hoy, amigos, no somos su gente, somos el enemigo y estoy seguro que veremos en nuestros propios ojos el temor que antaño infundió a nuestros rivales.

El tiempo pondrá a Samuel en su lugar, seguramente al lado de Ronaldinho, de Deco, de Xavi, de Iniesta, de Messi, de Rijkaard e incluso de Guardiola… aunque por entonces seguramente ya habremos lamentado su furia y su pundonor. Él siempre nos llevará en su corazón, igual que a su querido Mallorca. Sin embargo, nosotros nunca le pedimos clemencia cuando visitamos Son Moix…


La imagen pertenece a http://farm4.static.flickr.com

2 comentarios:

Jose Luis Rodríguez Beltrán dijo...

Muy buen post Jordi, muy bueno. El final me encanta! Hay que darle una gran ovación hoy, se lo merece. Pero ene l campo, jejeje... le pediremos clemencia!! Saludos crack!

Ferran dijo...

Bon post! Mira't el reportatge del eto'o en el programa informe robinson...de llagrima!(esta pel youtube)

Publicar un comentario