9 dic. 2009

¡Por fin!


Ayer se vio al fin el Madrid que se había esperado durante toda la temporada. Después de perder o empatar todos los partidos trascendentales el Real consiguió ayer un pequeño paso hacia su construcción como equipo y se llevó una gran victoria en un duro encuentro contra el Olimpique de Marsella. El Madrid tocó, dominó y llevó el partido donde quiso. Es cierto, que el Marsella no es un equipo demasiado fuerte, pero con el empate los franceses podían venirse arriba… pero no sucedió.

El partido fue entretenido y dinámico. Hubo ocasiones pero sobretodo hubo mucha elaboración. El Marsella lo intentó pero fue incapaz de superar a un Madrid que pese a encajar un gol, en todo momento supo que iba a ganar el partido. Esa actitud es la que hace un equipo campeón. Esa tranquilidad es la que gana partidos. Y esa paciencia es la que desespera al rival y permite controlar el match.

Parece pues que el Madrid empieza a dar los primeros pasos serios para hacer algo esta temporada. Al menos ya tiene la mentalidad que hasta ahora le había faltado. Queda un largo camino por recorrer. Igual que lo hizo en su día el Barça, no basta con creer que se puede ganar, hay que estar seguro que suceda lo que suceda hay calidad de sobra para llevarse el partido.

Aun queda mucha temporada y de nuevo la liga pone a prueba a los blancos. Veremos cómo afrontan el partidazo contra el Valencia en Mestalla sin Kaka ni Cristiano. Una derrota dejaría a los merengues lejos del Barça en la tabla. Una victoria les dejaría igual, pero con la sensación que por primera vez en mucho tiempo se está construyendo un buen proyecto capaz de ilusionar a su afición y plantar cara al Barça.


La imagen pertenece a http://4.bp.blogspot.com

0 comentarios:

Publicar un comentario