6 ene. 2010

Carbón y más mentiras


El partido entre el Barça y el Sevilla se preveía eléctrico y entretenido. Y así fue. Por desgracia de todos, Pérez Burrull se encargó de asegurarse su caché televisivo y dio una muestra más de sus arbitrajes de “desgaste”.

No quiero hacer demasiado hincapié en las acciones polémicas pues solo hay que ser un poco objetivo para ver que Burrull anuló un gol legal al Barça y se equivocó por partida doble en el penalti. La falta existe. El problema es que si nos fijamos en la repetición el agarrón es fuera del área y, por lo tanto, el colegiado debería haber pitado falta. Pero no acaba aquí la cosa. El color de la tarjeta a Chygrynskiy debió ser rojo, no amarillo.

La cuestión reside en la chulería de un árbitro que nunca mereció arbitrar en primera y, que tiene una manía especial al conjunto de la ciudad condal. Parece como si el colegiado tuviera algún rencor con el Barcelona… y podría ser. Fue él quien expulsó a Juanfran (Osasuna) en el Bernabéu, siendo castigado sin arbitrar durante unos partidos. Pero en tal caso ¿Qué culpa tenía el Barça más que la de clamar ante tal injusticia?

Es incomprensible que anule un gol legal a Bojan por una falta inexistente de Ibra y que a posteriori le pite otra falta inexistente simplemente para marcar el terreno. “Aquí estoy yo” parecía que amenazara el árbitro al sueco.

Pero no acaba ahí la cosa. Su manera de distribuir las tarjetas, las faltas, los saques de banda distan mucho de la objetividad necesaria de un árbitro. No se trata de su aplicación del reglamento, sino de la manera como lo aplica para un equipo o para el otro. Cuando hay dudas, la pelota siempre es para el mismo. Como digo, incomprensible.

Aunque aún falta un último detalle, aunque esta vez Pérez Burrull no es el blanco de mi crítica. Otra vez los diarios españoles faltan a la verdad. Mientras As y Marca comentan abiertamente y sin ningún tipo de remordimiento que el gol anulado a Capel debió subir al marcador, Sport y el Mundo Deportivo anuncian en sus titulares otro gol anulado a Alves por posible fuera de juego. La verdad es que el de Alves sí debió anularse. La acción es ilegal por muy poco pero lo es. No obstante, la prensa catalana intenta contrarrestar el agravio que supone decir que el gol de Capel era legal. ¿En qué reglamento? Koné intenta disparar y falla tocando el balón y enviándolo a las piernas de Milito que llegaba para cortar la jugada. El RECHACE va hacia Capel, que está en fuera de juego, y que por lo tanto no puede intervenir en la jugada. Pero eso en Madrid da igual. Lo importante es tapar que su Villarato es una farsa, olvidando que si hoy contaran la verdad, mañana sus teorías de conspiración serían mucho más creíbles.

En fin, como bien dicen los diarios catalanes hoy en tono irónico: Carbón para Pérez Burrull.


La imagen pertenece a http://soccernet-assets.espn.go.com

2 comentarios:

Gabriela Miranda dijo...

Yo estoy viendo que a Ibra se la tienen jurada. Cualquier cosa que hace es falta. Es lo que tiene medir 1'90m.

Viendo como está el equipo, lo mejor será pasar de la copa y centrar las fuerzas en la liga y en la champions.

Lo de la prensa de Madrid pues que quieres que te diga, no me sorprende lo más minimo. Ya están disfrutando de nuestra eliminación, habrá que hacerles callar la boca (OTRA VEZ).

Saludos.

Jordi Carrizo Duran dijo...

jajaja
a mí la copa me da igual. ya tenemos 25, xD

pero solo el hecho de levantar la eliminatoria y callarles ya me vale, xD

saludos

Publicar un comentario