2 may. 2011

MotoGP está que arde


Dani Pedrosa venció ayer en la tercera carrera del año en MotoGP (Estoril) y se sitúa a tan solo 4 puntos de Jorge Lorenzo, que comanda la clasificación con 65. Así, tras los españoles entraron Casey Stoner, Andrea Dovizioso y Valentino Rossi, que vio como su compatriota italiano (Dovi) le arrebataba el quarta posición en el último suspiro.

Pero no es la clasificación después de la tercera carrera lo que importa. Otras disputas, mucho más enérgicas, están llevando al paddock a una situación incómoda. A la ya conocida rivalidad entre Lorenzo y Rossi, motivada por la victoria del primero la temporada pasada, se añade otra que parecía olvidada. El australiano Casey Stoner, enfadado aún por la caída causada por Rossi en el segundo gran premio en Jerez, ha reavivado la polémica suscitada tras aquel impresionante adelantamiento del italiano al australiano en Laguna Seca en 2008. Fruto de ello, este fin de semana hemos visto gestos y oído palabras fuera de lugar. Y por extraño que parezca, aunque Rossi es el que ocasionó la disputa, el italiano ha sido de los pocos que ha mantenido la cordura.

Por otro lado, otro de los personajes más controvertidos de la parrilla, el actual campeón del mundo Jorge Lorenzo, también se buscó su lío. El mallorquín, acostumbrado a ser el centro de atención, así como lo es Jean Claude Van Damme en todas sus películas, se sacó de la chistera una acusación sobre Marco Simoncelli en las que acusó al cuarto piloto de Honda de ser demasiado agresivo. Cierta o no, el italiano no se tomó bien las palabras del español y ironizó con ellas en la sala de prensa. Tras las risas, el ego de Lorenzo se vio insultado y dio un discurso que pareció un sermón pero que después resultó ser un razonamiento maduro, adulto y coherente. El español enfatizó en el peligro que suponía conducir a 300 km/h con una piloto peligroso. Al final, no hubo peligro puesto que Simoncelli cayó en la primera vuelta.

Sin embargo, el ambiente que se cuece en el paddock de MotoGP no es sano. Nunca lo ha sido. Pero ahora el gallinero está a rebosar de gallos que quieren ser los dueños del lugar y eso se está notando. La guerra está servida en MotoGP. De mientras, el único gallo que no quiere serlo ya tiene su victoria. Enhorabuena Dani.

0 comentarios:

Publicar un comentario