27 abr. 2011

Tercer asalto: la Champions League


Miércoles. Nueve menos cuarto. Estadio Santiago Bernabéu. Ochenta mil aficionados. Veintidós jugadores. Cinco árbitros. Con este panorama se presenta el partido del siglo (el enésimo) entre el Real Madrid y el FC Barcelona en la ida de las semifinales de la Champions League.

Con el sabor agridulce de la derrota en la final de copa (segundo asalto), el Barça tratará de vengarse de su máximo rival y llevarse un buen resultado para la vuelta en el Camp Nou. Por su parte, el Real Madrid intentará repetir la hazaña de hace una semana y buscará la victoria ante el equipo de Pep Guardiola.

Pero la previa viene marcada precisamente por las declaraciones de ambos entrenadores. Mourinho acusó a Pep (igual que Ramos) de criticar una acción bien pitada. El culé, aburrido de las falsas insinuaciones merengues, respondió dando un auténtico baño al portugués y a todo aquel que se le puso por enmedio. Ahora, unas horas después, el ambiente pesimista que bañaba el coro blaugrana parece haber desaparecido. El mundo culé se siente de nuevo fuerte y con ganas de poner las cosas en su sitio. Enfrente, sin embargo, estará un equipo que crece día tras día y que tiene un fondo de armario que asusta. La emoción es máxima. La tensión, también.

0 comentarios:

Publicar un comentario